DECÁLOGO SOBRE LA HUMEDAD

Quizás te interese saber que...

  1. Los tipos de humedad más frecuentes que pueden afectar a una vivienda son la humedad por filtración (debida a un problema en el aislamiento de paredes y techos de la casa) y por condensación (producida por un exceso de humedad ambiental).

  2. Se denomina humedad ambiental a la cantidad de vapor de agua presente en el aire. Ésta aumenta cuando las temperaturas son más altas, sobre todos en zonas costeras, y altera notablemente la sensación térmica.

  3. Los niveles óptimos de humedad ambiental para disfrutar de un ambiente confortable se encuentran entre el 40 y el 60%.

  4. En el interior de viviendas y espacios cerrados, la humedad ambiental puede incrementar debido a actividades domésticas. En un hogar se evaporan de 5 a 10 litros de agua al día a causa de actividades tales como: cocinar, ducharse o planchar.
    Cuando el exceso de humedad en el ambiente entra en contacto con una superficie más fría se produce la condensación. Esto es más evidente en invierno, cuando la temperatura exterior de la casa es mucho menor que la interior.

  5. La condensación suele producirse en ventanas con aislamientos obsoletos, zonas mal ventiladas o en las paredes orientadas hacia el norte. En todos estos lugares pueden aparecer manchas y moho que generen desperfectos en el hogar con el paso del tiempo.

  6. Los niveles altos de humedad son también un caldo de cultivo propicio para la aparición de ácaros, unos pequeños parásitos que pueden hacerse hueco en mantas, cortinas, alfombras y colchones y que pueden resultar muy difíciles de erradicar si no se termina con el exceso de humedad ambiental. Además, los ácaros pueden afectar la salud de aquellas personas alérgicas o con problemas respiratorios.

  7. Otro efecto evidente del exceso de humedad en una vivienda es la aparición de malos olores asociados a los problemas descritos anteriormente.

  8. Prevenir el exceso de humedad ambiental es la mejor forma de evitar la aparición de moho, ácaros o manchas en las paredes. Un buen revestimiento de las paredes, aislar bien las ventanas o utilizar pinturas antihumedad son factores esenciales para evitar que la humedad excesiva entre en casa y se adhiera provocando deterioro. Ventilar los espacios con menos entrada de aire y utilizar productos antihumedad te ayudarán a prevenir día a día el exceso de humedad ambiental en tu casa, sótano, caravana o barco.

  9. Prevenir y reducir la humedad ambiental ayuda a disfrutar de un ambiente más sano y una vivienda más limpia. Además, controlar la humedad en su proporción ideal reduce la  cantidad de alérgenos en el hogar, lo que ayuda a evitar la aparición de problemas respiratorios.

  10. Un buen control de la humedad ambiental ayuda también a ahorrar energía. Como más elevada sea la humedad, más cuesta calentar la casa y mayor es la sensación de frío. Reduciendo la humedad, conseguirás un ahorro significativo del consumo eléctrico en calefacción o aparatos calefactores.

Los productos HUMYDRY ayudan a controlar la humedad y a conseguir un ambiente sano y agradable gracias a su granulado de cloruro de calcio, que absorbe el exceso de humedad ambiental almacenándolo en forma líquida en el interior de la cubeta.